El balcón de la abuela.

Era un departamento en el tercer piso.

Sin duda era caro, dado su emplazamiento dentro de cuidad y por su tamaño. Tenía un balcón de al menos 10 metros de largo.

La abuela tenía el rostro alerta. Como si esperara que alguien, desde la calle, le saltara encima.

Y caminaba de prisa. De un extremo del balcón al otro . Una y otra vez. Y en cada ir y venir, dirigía la mirada hacia la calle, con el rostro alerta. Como esperando a que le saltaran encima.

Vi esto desde la calle, sentado al volante, esperando el semáforo.

Me sentí joven.

Y me alegre de tener con quien caminar mis 10 metros de balcón.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.