Archivo mensual: Noviembre 2006

Una serie de eventos desafortunados

“Meado de gato” es un modismo chileno que quiere decir “Weon que nació con mala suerte”.

Los últimos meses mi vida ha estado marcada por una serie de eventos y situaciones que se enmarcan dentro de la definición del “Meado de gato”.

En las últimas diez semanas:

  1. Me he lesionado 3 veces la misma pierna, 2 veces la pantorrilla y 1 el gemelo.
  2. He tenido 4 panas con la moto, 3 por el tubo de escape. La última fue de bencina (Como diría Homero… dohhhh!).
  3. Una reposera me reventó el dedo gordo del pie derecho el día de mi aniversario de matrimonio, cuando comenzábamos la celebración. Maldecí a medio Chile.
  4. Hace unos días, me levanto semidormido a las 3AM a buscar a Emilia que lloraba en su cuarto del segundo piso. Cuando voy bajando, y producto de estar aún dormido, un pie resbala y el otro queda fijo y termina a la altura del hombro: Después de maldecir a medio Chile (nuevamente), este fue el diagnostico del médico de urgencias: Esguince en el tobillo derecho, use tobillera por 10 días y repose el pie en alto todo lo que pueda (a Emilia no le paso nada, solo el susto).
  5. Como ando cojo (con la esguince) preferí irme en moto, – así camino menos – me dije. Cuando voy llegando a la oficina, me detiene un señor carabinero, y se da el siguiente dialogo:
  • Paco: sus documentos.
  • Yo: aquí está mi carnet… emmmm…. y el carnet de conductor… emmm…. sabe que solo traigo este – le entrego mi permiso clase B, que es para conducir automóviles y no motos.
  • Paco: mmmm…. – mueve la cabeza de un lado a otro en un claro gesto de negación – déme los documentos de la moto.
  • Yo: aquí está el padrón y… mmmmmm… y los otros papeles… mmmmm… – busco y revuelvo dentro de la mochila – mmm… no… no los tengo acá. Se deben haber quedado en el otro bolso.
  • Paco: mmmmmmm… tamos mal pos, anda sin permiso de conducir adecuado, y el que trae está vencido.
  • Yo: dijo vencido?
  • Paco: claro, mire, que fecha dice ahí?
  • Yo: emmm.. 5 de Octubre del 2006.
  • Paco: exacto! ya expiró. Y además no tiene los papeles de la moto. Muy mal… Muy mal.
  • Paco: son las 9:15, tiene hasta las 9:30 para traerme los papeles de la moto y alguien que se la pueda llevar.
  • Yo: no alcanzo. Ando cojo. Tengo una esguince en el tobillo derecho.
  • Paco: ok. Lo espero hasta las 10:00.

No les relataré todo lo que siguió… es muy patético. Lo concreto es que logré llevarle los papeles y alguien que manejara la moto. Me salvé de un parte monumental por no traer los papeles de la moto, que me la requisaran y la llevaran al aparcadero municipal he incluso de irme detenido. “Solo” (léanse las comillas con un dejo de ironía) me gané un parte por conducir sin la licencia adecuada.

Como les decía la principio de este post, “Meado de gato” es un modismo chileno que quiere decir “Weon que nació con mala suerte”. En mi caso podríamos hablar de una suerte de “Meado de caballo” o “Meado de Vaca”… ustedes entienden.

Pero claro que hay gente a la que le va mucho peor, para ellos reservemos el dicho “cagado de elefante”… porque puta que cagan hediondo los elefantes. ¿O no fre-sia?

La difícil consecuencia

No se si será el rol de padre o que, pero los últimos años he intentado poco a poco y casi sin querer queriendo, convertirme en un hombre consecuente con lo que pienso, siento y creo.

Si, suena súper utópico, y sobre todo mamón… pero bueno. Es un proceso que comenzó hace años y del que recién estoy haciendo acuso de recibo.

El primer paso creo lo dí cuando dejé de fumar, en febrero del año pasado. A los meses corregí mi dieta (sin llegar a la exageración, me siguen gustando y hago periódicamente “sus ricos asados”), luego cambié mi auto por una moto (que espero en el futuro cercano cambiar por una bicicleta) y hace poco comencé a correr por las mañanas (lesionado y todo).

Mi siguiente paso tiene otra connotación y esta relacionado con mi vida profesional. Dejaré todo y me iré a meditar al Tibet!. Mentira, creo que me aburriría mucho y definitivamente lo haría muy mal.

Este giro de tuercas tiene que ver con el “deber ser” del informático. Entendiendo al informático como aquel ñoño que estudió una carrera cualquiera pero terminó metido en esto. O aquel otro que, sin dudas, es mas ñoño y que no estudió nada (formalmente) pero que igual terminó metido en esto posiblemente de manera autodidacta. Y finalmente a los informáticos con cartón (o casi).

Así como los médicos, los abogados, los ingenieros y otras profesiones colegiadas tienen un código de ética, siento que a los informáticos nos hace falta un estatuto que nos oriente (nótese que hablo solo de orientación) respecto a la misión que tenemos dentro de nuestra profesión, y fundamentalmente, del como llevarla a cabo.

Entiendo que existen iniciativas para crear una colegio de ingenieros informáticos (tal vez ya exista!), pero estas colegiaturas siempre se quedan cortas, no abarcan todo lo que en mi modesta opinión debiesen. Conozco más grandes profesionales de la informática provenientes de otras profesiones que dentro de los posibles colegiados.

Pero bueno, me fui para otro lado. Volvamos al “Deber ser del informático”.

Hace unos días leía el pringao how-to (gracias Federico), que es una suerte de documento humorístico donde se describe una situación típica que ha vivido cualquier buen “computín” (dios como odio esa palabrita!) mas de alguna vez: reparar, instalar, comprar, actualizar, y un largo etc., todos aquellos artículos gadget que parientes, amigos y/o compañeros adquieren y nos piden ayuda con ellos.

Si bien el “pringao…” es una sátira, se permite llegar a ciertas conclusiones que no comparto. En el se nos insta a cobrarle monetariamente a todos por nuestros servicios profesionales, ya sea tu mamá o tu pareja quien te pide auxilio. Eso es simplemente inaplicable. Ni un abogado te cobra si es tu pariente o un buen amigo (y eso si que es mucho decir!).

Lo que si rescato es la llamada de atención a nuestra conducta como profesionales (y aquí es donde me engancho con lo de la colegiatura). Vamos a hechos puntuales para ejemplificar: La instalación de un SO o cualquier otra aplicación sin contar con una licencia de uso de software que te lo permita. Lo que es parte del ciclo del famoso pirateo.

Otro ejemplo: La subvención del analfabetismo digital. Por acción u omisión, mantenemos a los usuarios sumidos en la ignorancia, no le explicamos lo suficiente o quizás no somos todo lo didácticos que un cerebro inferior (como el del usuario promedio) … (eso fue broma!) necesita, y optamos por instalarle la aplicación que consideremos “más” a prueba de usuarios.

Sumemos otros antecedentes: La nueva versión del SO de Microsoft, el famoso Windows Vista, agrega nuevos impedimentos a la hora de mantenerte fiel a la plataforma. Excesivamente caro, y con limitaciones grotescas.

Sinceramente no me explico que pretende Microsoft con sus nuevas políticas anti pirateo, ni menos con los altísimos precios de sus productos.

Sigo disparando antecedentes: Linux ya no es lo críptico que fue hasta hace algún tiempo y tampoco tiene esos irresolubles problemas de compatibilidad. La comunidad de desarrolladores que da soporte gratuito ha crecido exponencialmente y con un mínimo manejo de google resolverás la gran mayoría de tus problemas.

¿Y a donde voy con todo este discurso latero y donde no digo nada nuevo?

Vamos al grano y te explico porque he demorado el cambiado a Linux.

La respuesta es simple pero algo frustrante: Porque me gano la vida construyendo aplicaciones para entorno Microsoft. Mas de 10 años de carrera profesional sustentada en esta plataforma y con sus herramientas.

¿Es categórico? No, no lo es. No lo debiera ser. No creo ser el único ni el primero que pasa por esta “encrucijada”.

Entonces, ¿como migro a Linux sin cagarme donde como?

Me detuve durante largo tiempo en esta pregunta, en el que me dediqué a mirar uno que otro video de Ubuntu + Beryl, a leer y leer sobre alternativas a aplicaciones que periódicamente utilizo en mi Windows, y a convencerme que el camino hacia la luz va por un proyecto con una connotación distinta. Por un proyecto con mística, con sentido. Con algún propósito distinto al de hacer mas millonario al mas millonario.

Hasta que dí el paso. Paso que aun no concreto del todo, pero estoy en proceso de…

Iré escribiendo una serie de post relativos a esta migración, a este cambio de filosofía que la verdad me tiene muy entusiasmado. Aún hay aspectos que no resuelvo, por lo que no tengo certeza de que llegue a buen puerto.

El gran obstáculo: seguir desarrollando para Windows y con herramientas Microsoft.

Pero al menos lo intentaré, y ojalá este intento entusiasme a otros a sumarse a este desafío y comentarnos como les va.

Hackers chilenos

Ya se sabía que fueron chilenos quienes hackearon el sitio web de la Nasa.
Ahora los pillaron, y cito a latercera.cl:

La Brigada del Cibercrimen de la policía de Investigaciones desarticuló a la que sería la tercera banda de hackers más importante del mundo.

[…] fue detenido en su domicilio el líder de la banda, un joven universitario cuya identidad se desconoce, pero que en el ciberespacio se hace llamar Nettoxic.

El sujeto y su banda habrían hackeado los sitios web de la Nasa, de los gobiernos de Venezuela y Perú; y de la Comisión de Agricultura en Chile, según indicó Investigaciones. […], en una actividad que desarrollaban sin fines de lucro.

Eso de “banda” me parece una exageración. Capaz que los juzguen además del delito en si (hackear cerca de 8000 sitios) por asociación ilícita. Según entiendo, el solo hecho de hackear un sitio web te expone a 5 años de prisión.

Pobres cabros lesos, tiran una vida y un intelecto a la basura en un jueguito estúpido, y todo para que los cataloguen de “la tercera banda de hackers mas importante del mundo