Archivo mensual: Febrero 2007

24

24Hace tiempo que vengo viendo comerciales de 24 en Fox.

Hace tiempo que tengo ganas de verla, y mas de una vez pinché algún capitulo guacho por ahí. Si bien no tenía del todo claro de que trataba, el suspenso y la forma de contar la historia me dejaban enganchado. Y seamos sinceros, tampoco es una tremenda trama, su fuerte no va por ahí.

Pero no tengo costumbre ni rigurosidad como para seguir series por televisión. Generalmente no hago lo mismo dos lunes (o cualquier día de la semana) seguidos a las 10pm. Por eso prefiero comprar el pack completo de la temporada, así doy rienda suelta a mi fanatismo desmedido.

Hace tiempo que quiero comprarla, pero ocurrió algo mejor: me la regalaron.

Pamela me regaló el pack con 24 capítulos (45 minutos cada uno) de la primera temporada y lo comenzamos a ver de inmediato. Solo 7 noches después vimos el último capitulo. Con una tasa de 3 a 4 capítulos diarios, queda claro mas que claro que la maldita serie nos tubo colgando durante esos 7 días.

La trama central es simple, al menos en la primera temporada: Existe una amenaza de atentado en contra de un candidato presidencial de los EEUU, y el agente Jack Bauer (interpretado por Kiefer Sutherland), jefe de la CTU (agencia antiterrorista) de los Ángeles debe detenerlo. La trama se va enredando cuando secuestran a la familia de Bauer, y comienzan a aparecer traidores dentro del mismo equipo CTU. Al final, no confías en nadie, y simplemente esperas lo peor. La tensión es constante y permanente.

Altamente recomendable. La única crítica que podría hacer es la tendencia gringa a que los héroes deben imitar a Rambo, ser rudos y matarlos a todos, y Jack Bauer no es la excepción.

NOTA: Lost es nada comparado con 24.

Profesor Rossa

Quienes fuimos niños durante los 80 y principios de los 90 crecimos con el Profesor Rossa. En lo personal lo seguí desde que dibujaba en canal 5.

Por eso cuando se hicieron conocidos aquellos videos de chascarros donde se puteaba con el Guru Guru simplemente no comprendí porque la sobre reacción. Los videos son espectaculares, denotan un increíble sentido del humor y nadie podría descontextualizarlos. Dar por finalizado un programa con tantos años y seguidores por algo así aún no me lo explico.

No mas preámbulos.

El primer video a continuación.

Despues del salto, la segunda parte.

Continuar leyendo

El fin de las vacaciones

valparaiso

Pocas veces he tenido unas vacaciones tan buenas como las de este año.

Como el ítem respectivo en el presupuesto familiar era de una austeridad absoluta, nos fuimos a Valparaíso durante casi dos semanas al departamento de una tía de Pamela en el cerro Alegre.

La verdad no íbamos con muchas expectativas. No somos muy amigos de la playa. De hecho ella la detesta. Y Valpo es muy lindo y la cultura y la cacha de la espada…. pero con el par de monstruos que tenemos de hijas, lo mas probable (según nosotros en aquel entonces) se aburrirán como ostras.

Así que fue grata la sorpresa cuando empezamos a “hacer cosas”. Porque es increíble el abanico de posibilidades que se te abre. Si a eso le agregamos Viña, no tienes por donde aburrirte. Cada día tuvimos una actividad diferente, y nos faltó un montón de cosas mas por hacer.

Si, fuimos a la playa y hasta me bañe. Anduvimos en victoria, subimos cerros, almorzamos en el mercado, fuimos al jardín botánico un par de veces, hicimos picnic y canopy, vagamos, perdimos el tiempo ociosamente, fuimos a la esmeralda, vimos circo del establecido y del callejero, estrujamos plazas y nos reímos con los títeres, y caminamos tanto que una vez llegada la noche dormíamos como troncos.

Pero lo principal es que estuvimos los cuatro. Juntos. Jugando. Riéndonos. Felices. Amándonos.

El plazo terminó y volvimos a Santiago. Yo a trabajar encerrado en una oficina, Pamela en casa con las niñas mientras encuentra un nuevo trabajo. Y así pasó la semana: tediosamente lenta, jaquecosa y profundamente odiosa.

Que terrible es volver a la rutina después de haberlo pasado tan bien, cuando lograste olvidarte de todo. Es espantoso volver a lo mismo de lo que un par de semanas antes huiste con tanta desesperación.

El fin de semana que siguió a la vuelta fue muy curioso.

Nos quedamos en casa y sin muchas ganas de un mejor panorama nos dedicamos a hacer lo que siempre hacemos. Nos dedicamos a estar juntos, los cuatro. Y con eso empezamos de nuevo a jugar y a reírnos. A ser felices.

Y es que fueron tan austeras nuestras vacaciones, que se centraron en lo fundamental, en lo que no se termina. En nosotros. En lo nuestro.

Y me sentí de vacaciones.

Críticas desmedidas al Transantiago

tarjeta bipMe parece increíble la cantidad de comentarios negativos respecto del plan transantiago, y a pocas horas del inicio de este sistema me permito opinar.

Pareciera que todo el mundo desea que el proyecto fracase, siquiera una gota de optimismo. En la calle la gente habla de que va a ser un caos, un desastre, que se van a demorar horas en movilizarse. Que no entienden el mapa, no saben los colores, no encuentran la tarjeta “bip!”, y un sinfín de etcéteras que la verdad me da lata repetir.

Y la blogosfera no se queda atrás, desde hace mucho tiempo se lee un montón de post criticando el transantiago, incluso argumentando idioteces del tipo “así no somos los chilenos” (si quieren mas links criticando, mira por acá o ).

Muy pocos han caído en cuenta de que remplazar un viejo sistema completamente colapsado, pero al que estamos acostumbrados y nos movemos como pez en el agua, es una tarea mas que difícil y poco transparente para el usuario final. El cambio es muy grande, es una reestructuración completa del sistema. Por lo mismo, es imposible que no existan equivocaciones. No podemos pedir la perfección, debemos ayudar a que se logre la perfección.

Me parece lamentable que tengamos esa “cultura” del quejarnos de todo y por todo. Incluso de cosas que aún no ocurren y que siquiera tenemos certeza que ocurrirán. Nos quejamos porsiacaso, porque todos lo hacen o porque esa actitud nos da una apariencia de disconformes socialmente. Nos quejamos porque queremos decir algo y no sabemos que, porque estamos acostumbrados a llorarle al gobierno o a cualquier autoridad que se nos cruza por delante. Nos quejamos por deporte.

Pues bien, que nos va quedando entonces: el transantiago, guste a quien le guste, parte este sábado.

La unica opción razonable es asumir los problemas propios de la puesta en marcha de cualquier sistema nuevo, ser optimistas y considerar todos los beneficios que a ciencia cierta traerá. Apoyar el proyecto, cooperar he intentar que las cosas funcionen, después de todo, va en nuestro directo beneficio. Si el sistema funciona, muchos santiaguinos lo preferiremos por sobre el uso del automóvil (o la moto, en mi caso), con la consiguiente descongestión de nuestras calles y la descontaminación de nuestro cielo. Y para cualquier santiaguino ¿acaso eso no es el mayor de los beneficios?

Agradecimientos

Quiero agradecer a todos aquellos que me han saludado en este día.

Muy en especial a Pamela, Martina y Emilia. A mi madre, a la Ceci que me sorprendió con su mensaje por msn, y a otros que me pidieron mantenerlos en el anonimato. Muchas gracias.

Y un muy especial agradecimiento a todo el spam personalizado que copó mi casilla de correo deseándome un feliz cumpleaños, especialmente a: Servipag, Falabella, Bazuca, Trabajando.com, DeRemate, Laborum.com, BansanderAFP, Xinergia Laboral, Google Calendar ( ) y Bumeran.com entre muchos otros que el filtro “correo basura” supo clasificar adecuadamente.

Muchas Gracias.

Y a todo el tropel de weones que no me saludaron, ya saben donde se pueden ir.