Archivo mensual: Septiembre 2013

Victor Jara

Victor Jara

El oficial que lo reconoció “lo golpeaba una y otra vez. En el cuerpo, la cabeza, descargando con furia las patadas. Casi le estalla un ojo. Nunca olvidaré el ruido de esa bota en las costillas. Víctor sonreía. Él siempre sonreía, tenía un rostro sonriente, y eso descomponía al facho. De repente, el oficial desenfunda la pistola. Pensé que lo iba a matar. Siguió golpeándolo con el cañón del arma. Le rompió la cabeza y el rostro de Víctor quedó cubierto por la sangre que bajaba desde su frente€.

— Relato de Boris Navia, detenido.

tenía numerosos hematomas en los pómulos, se notaba pálido, muy débil. Su mirada estaba perdida€. Apenas pudo reconocerlo, lo saludé y le pregunté cómo estaba, a lo que Ví­ctor Jara le respondió: “Mira mis manos; mira mis manos; me las machacaron para que nunca volviera a tocar la guitarra”

— Relato de Sergio Gutierrez, detenido.

“cuando fueron trasladados alrededor de 15 detenidos a un camarín del subterráneo, entre ellos Víctor Jara y Litre Quiroga (ex director de Gendarmerí­a), detrás de ellos llegó el teniente Nelson Haase y un subteniente a cargo de los conscriptos€. El subteniente comenzó a jugar a la ruleta rusa con su revólver apoyado en la sien del cantautor, hasta que salió el primer tiro mortal que impactó en la cabeza del cantautor.

Víctor Jara cayó al suelo de costado y comenzó a convulsionar. Enseguida el subteniente ordenó a los conscriptos que se encontraban en el lugar que descargaran ráfagas de fusiles en el cuerpo del artista. En total, recibió 44 impactos de bala.

— Relato de José Paredes, ex conscripto procesado en 2009.

Este relato del terror es lo que el ministro en visita Miguel Vásquez Plaza logra establecer como las Últimas horas de quien seguramente fue el artista nacional mas influyente del último siglo. Los testigos indican que su cuerpo fue visto sobre una pira de cadáveres el 15 de Septiembre de 1973. El juez establece como el 16 de Septiembre, hace exactamente 40 años, su fecha de fallecimiento.

Ví­a LaNacion.cl.

El adios de Virginia

Virginia Woolf

Querido:
Estoy segura de que me estoy volviendo loca otra vez. Creo que no puedo pasar por otra de esas espantosas temporadas. Esta vez no voy a recuperarme. Empiezo a oí­r voces y no puedo concentrarme. Así que estoy haciendo lo que me parece mejor. Me has dado la mayor felicidad posible. Has sido en todos los aspectos todo lo que se puede ser. No creo que dos personas puedan haber sido más felices hasta que esta terrible enfermedad apareció. No puedo luchar más. Sé que estoy destrozando tu vida, que sin mí­ podrás trabajar. Y sé que lo harás. Verás que ni siquiera puedo escribir esto adecuadamente. No puedo leer. Lo que quiero decir es que te debo toda la felicidad de mi vida. Has sido totalmente paciente conmigo e increíblemente bueno. Quiero decirte que todo el mundo lo sabe. Si alguien pudiera haberme salvado, habrí­as sido tú. No me queda nada excepto la certeza de tu bondad. No puedo seguir destrozando tu vida por más tiempo. No creo que dos personas pudieran haber sido más felices de lo que lo hemos sido nosotros.

Virginia Woolf. 25 de Enero de 1882, 28 de Marzo de 1941.

Sufre de transtorno bipolar y una depresión severa. Sobre el rí­o Ouse se enfundó el abrigo lleno de piedras para luego lanzarse.

La carta estaba dirigida a su marido, Leonard Woolf.

Fuentes: Wikipedia y Papelenblanco.