Archivo mensual: Mayo 2014

Fuentes llenas de uvas

Rubén Guzmán, tata coco.

Rubén Guzmán

Te fuiste viejo, te fuiste, y ni cuenta te diste.

Te apagaste como si te hubiesen cortado la luz por no pagar la cuenta. De un momento a otro, sin aviso ni despedidas.

Te fuiste tranquilo, discutiendo por nimiedades, eso que tanto te entretenía. Te fuiste acompañado de tus hijas que te lloraron como niñas a quien el papá deja en la escuela. Te fuiste en tal desconcierto de tu mujer que no entendía que pasaba hasta que cayó en cuenta que las niñas se abrazaban en lagrimas.

Te fuiste y nadie entendía porque. Te fuiste con apenas 92, con las rodillas y cadera tan malas que no te dejaban caminar sin tu burrito. Pero eso nunca fue un problema, porque tardar media hora en llegar a la esquina siempre fue un detalle insignificante.

Se fue el “pito”€ – por papito; no me lo imagino fumándose uno- , el “Âœtata coco”€, el abuelo que tanto nos enseño. El abuelo que jugaba con nosotros de niños, que nos enseño a construir con madera, dibujar sobre ella y luego a punta de serrucho arrancarle pistolas, hondas, autos y tanta cosa que hace uno cuando aún le cuelgan los mocos.

El abuelo que con algo de paciencia nos enseño a construir volantines y era un seco con el trompo. El abuelo que jugaba a la pelota, que de joven fue futbolista, basquetbolista y boxeador.

Se fue el viejo pinochetista hasta las recachas, anti comunista y que le compró todo a la dictadura, pero que cuando se dejo barba nos deleitamos diciendole que se parecía al Che Guevara. Te fuiste viejo querido y nos dejaste a todos tratando de reprimir las lagrimas.

Te fuiste y ya no le llevarás fuentes llenas de uvas a la abuela. Te fuiste y ya nadie recogerá las nueces y los duraznos del patio. Te fuiste y ya nadie andará sapeando con los prismáticos bajo excusa de buscar ladrones en la calle. Te fuiste y ya no oiremos la música clásica que siempre sonaba en la terraza. Te fuiste y estoy seguro que aún te ríes de nosotros que te extrañamos. Te fuiste y nos hiciste llorar a todos. Te fuiste y te ríes.

Te fuiste y lo aseguro, te ríes porque ha sido tu máximo chiste.

George R.R. Martin escribe “Juego de Tronos” en un PC con DOS y Wordstar 4.0

Martin y O'Brien

Martin y O’Brien

En el mundo de las “frikedades” George R.R. Martin (autor de la ya famosa saga “Juego de Tronos”) se ha ganado un lugar importante. En el programa de televisión de Conan O’Brien, confesó que tiene 2 computadores, uno donde ve internet y esas cosas, y otro con el extinto (y ahora abierto) sistema operativo de DOS, y utiliza el extinto Wordstar 4.0 (si la memoria no me falla, fue el primer procesador de texto que aprendí­ a usar a principios de los 90).

Y su explicación es muy simple:

Utilizo WordStar 4.0 como procesador de texto. Me gusta porque hace todo lo que yo quiero. Es un programa de procesamiento de textos que hace lo que yo digo y no otras cosas. No quiero ninguna ayuda. Odio esos sistemas modernos en los que escribes una letra minúscula y se convierte en una letra mayúscula. No quiero una letra capital, sino la que he escrito. Sé cómo funciona la tecla de mayúsculas”, concluyó ante las risas del público.

Algo realmente curioso considerando que esas herramientas tienen mas de 20 años de extintas.

Acá el video.

Me hizo recordar a Stallman (que incluso tiene un look parecido) cuando contó que para ver una página web, envía un correo a un demonio para que le enviara la página por correo electrónico. Su idea era no malgastar su tiempo navegando por internet.

Vía FW.