Fuentes llenas de uvas

Rubén Guzmán, tata coco.

Rubén Guzmán

Te fuiste viejo, te fuiste, y ni cuenta te diste.

Te apagaste como si te hubiesen cortado la luz por no pagar la cuenta. De un momento a otro, sin aviso ni despedidas.

Te fuiste tranquilo, discutiendo por nimiedades, eso que tanto te entretenía. Te fuiste acompañado de tus hijas que te lloraron como niñas a quien el papá deja en la escuela. Te fuiste en tal desconcierto de tu mujer que no entendía que pasaba hasta que cayó en cuenta que las niñas se abrazaban en lagrimas.

Te fuiste y nadie entendía porque. Te fuiste con apenas 92, con las rodillas y cadera tan malas que no te dejaban caminar sin tu burrito. Pero eso nunca fue un problema, porque tardar media hora en llegar a la esquina siempre fue un detalle insignificante.

Se fue el “pito”€ – por papito; no me lo imagino fumándose uno- , el “œtata coco”€, el abuelo que tanto nos enseño. El abuelo que jugaba con nosotros de niños, que nos enseño a construir con madera, dibujar sobre ella y luego a punta de serrucho arrancarle pistolas, hondas, autos y tanta cosa que hace uno cuando aún le cuelgan los mocos.

El abuelo que con algo de paciencia nos enseño a construir volantines y era un seco con el trompo. El abuelo que jugaba a la pelota, que de joven fue futbolista, basquetbolista y boxeador.

Se fue el viejo pinochetista hasta las recachas, anti comunista y que le compró todo a la dictadura, pero que cuando se dejo barba nos deleitamos diciendole que se parecía al Che Guevara. Te fuiste viejo querido y nos dejaste a todos tratando de reprimir las lagrimas.

Te fuiste y ya no le llevarás fuentes llenas de uvas a la abuela. Te fuiste y ya nadie recogerá las nueces y los duraznos del patio. Te fuiste y ya nadie andará sapeando con los prismáticos bajo excusa de buscar ladrones en la calle. Te fuiste y ya no oiremos la música clásica que siempre sonaba en la terraza. Te fuiste y estoy seguro que aún te ríes de nosotros que te extrañamos. Te fuiste y nos hiciste llorar a todos. Te fuiste y te ríes.

Te fuiste y lo aseguro, te ríes porque ha sido tu máximo chiste.

1 pensamiento en “Fuentes llenas de uvas

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.