Cuando pasamos de educadores a educandos

Como papá me siento tremendamente orgulloso, tengo la certeza que lo hago bien y aunque me equivoco a diario, he ejercitado aquel músculo que te permite el reconocimiento del error para buscar enmendarlo. Soy un padre orgulloso del como ejerzo mi rol, y de las hijas que me llenan. Pero eso no fue siempre igual, nadie nace sabiendo ser padre, pero son tus propios hijos/as quienes de una u otra manera, te enseñan a serlo. Soy un convencido de aquello.

Pero hay un requisito.

Conectarte con ellos, oírlos (lo que mas me cuesta y que lamentablemente, no siempre logro) no solo en lo que dicen, también en lo que quisieron decir pero no supieron, interpretarlos y finalmente, entenderlos.

Luego, ellos nos mostrarán aquel maravilloso mundo que simplemente hemos olvidado.

La historieta que me robé de no se donde (theawkwardyeti.com?), ejemplifica magistralmente lo que trato de champurrear arriba.

1 23 4 5 6 7 8

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.