De la mano de papá

De la mano con papáLa niña se deja llevar de la mano por papá. Suben escaleras, recorren pasillos y cruzan umbráles. Paso tras paso, sin prisa, pero sin descanso.

Siempre de la mano de papá. Mano que es grande, suave y firme, y la lleva a recorrer el mundo entero.

Porque la mano de papá la hace volar cuando corren, la detiene y le hace girar dando mil vueltas.

La mano de papá la protege de cualquier peligro, le hace las mejores cosquillas y la hace dormir con solo una caricia en la mejilla.

La mano de papá nunca la soltaría.

Pero en el fondo, bien en el fondo, la niña sabe que esto último, no es más que una mentira.

Deja un comentario