Memorias

Dejé de escribir en este blog por algunos años.

Lo dejé porque lo que me salía de los dedos era más bien oscuro, lúgubre, triste y un poco deprimente.

Sí, han sido años difíciles. Un poco por el empedrado, otro no tan poco por los zapatos que me he construido.

Un largo camino de introspección, de mirarme a mí mismo, de reconocer aquellos rincones oscuros, y de mucho trabajo y aceptación.

Y difícilmente estoy siquiera un poco cerca de terminar.

Pero escribir también es terapéutico, así que quizás lo vuelva a hacer – y es quizás, porque quizás, lo olvide -. Seguramente me incline por escribir breves cuentos o cosas así. Evasión le dicen.

Y la idea no es que alguien me lea (ya deje esa ambición). Mi idea es mantener un registro, para mí, para recordar. Necesito ayuda para recordar. Mi memoria es muy frágil.

Por eso olvido escribir. Por eso olvido dedicar tiempo para mí. Por eso olvido tomarme algún remedio, hacerme el tatuaje que espero hacerme hace un montón de años, o terminar un tratamiento médico. Olvido cortarme el pelo o hacerme la barba. Olvido hacer la cama, limpiar mi cuarto y el baño.

Olvido.

Lo importante, y lo irrelevante.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.