Archivo de la categoría: Política y Social

La editorial de El Mercurio después de la matanza de la Escuela Santa María de Iquique

Marcha obrera en Iquique, 1907

Marcha de los obreros en huelga en Iquique antes de ser alojados en la escuela. Biblioteca de Congreso Nacional de Chile


Si no sabes nada de la matanza de la Escuela Santa María de Iquique, te recomiendo que te des una vuelta por wikipedia o mejor aún, algún libro de historia. También te serviría una novela como Santa María de las flores negras de Hernán Rivera Letelier que leí hace ya varios años y puedo recomendar.

Creo que hoy pocos podrían siquiera intentar justificar la espantosa matanza que se llevó a cabo y, es más, hoy pocos podrían comprender que alguien incluso en esa época, intentara siquiera justificarla.

Pero como la vida siempre está llana a sorprendernos, me topé por casualidad con una nota en El Desconcierto donde rescatan un par de editoriales del periódico regalón de la patria, El Mercurio, haciendo justamente eso: justificando la matanza y culpando a los privilegiados obreros salitreros.

“en general, puede decirse que la remuneración del trabajador allí es amplia y que ningún gremio recibe mayores compensaciones y tiene más facilidades para la vida y más oportunidad para el ahorro, que el de los peones y jornaleros empleados en la extracción y beneficio del nitrato”.

“el jornal alto, la habitación gratuita, la pulpería a precios equitativos, la alimentación abundante y relativamente más baja que en el sur“, lo que compensaba “sobradamente el esfuerzo del hombre y los rigores del clima y las arideces del territorio”.

“La detención del trabajo en las salitreras perjudica, más que a los capitalistas, a los huelguistas mismos, pero beneficia a los agitadores. Y como lo hemos dicho, no hay causa visible que justifique los acontecimientos…“

No conformes con eso, posterior a la brutal matanza de obreros, tanto mujeres como hombres, niños, adultos y ancianos, chilenos y extranjeros, todos desarmados, se atreve a justificarlo con las siguientes palabras:

“Es muy sensible que haya sido preciso recurrir a la fuerza para evitar la perturbación del orden público y restablecer la normalidad, y mucho más todavía que el empleo de esa fuerza haya costado la vida a numerosos individuos… el Ejecutivo no ha podido hacer otra cosa, dentro de sus obligaciones más elementales, que dar instrucciones para que el orden público fuera mantenido a cualquiera costa, a fin de que las vidas y propiedades de los habitantes de Iquique, nacionales y extranjeros, estuvieran perfectamente garantidas. Esto es tan elemental que apenas se comprende que haya gentes que discutan el punto”.

Las negritas las he puesto yo.

No sé tu, pero creo que si actualizamos un poco el lenguaje y reemplazamos “obrero del salitre” por “mapuche” o “pescador artesanal” (o tal vez estudiantes, homosexuales, NO+AFP, abortistas, #NiUnaMenos, pueblos originarios… la lista es espeluznantemente amplia)… serían editoriales que perfectamente podríamos estar leyendo estas semanas en nuestro adorable “El Mercurio”.

Que susto.

Cómo te expones con la Ingeniería Social

Algunos meses después del celebgate, aquella filtración de fotos “intimas” de varias personalidades internacionales, aún hay varios sin entender como opera esto de la Ingeniería Social y como los puede afectar.

 Hace poco alguien (a quien no individualizaré) me preguntaba si podía ser cierto el premio que un mail le indicaba que había ganado. Por eso me parece importantícimo que TODO el mundo lo entienda. Acá una simple explicación.

Kiribati, la primera víctima del cambio climático

Kiribati

De las postales que dejaron los Juegos Olímpicos de Rio, fue el baile de David Katoatau de República de Kiribati. Este pequeño país Oceánico está condenado a la desaparición producto de cambio climático, pues el nivel del mar aumenta en promedio 1.2cm cada año, y siendo un archipiélago donde su altura altura no sobrepasa los 2 metros sobre el nivel del mar, los científicos auguran que los 100.000 habitantes del archipiélago quedarán sin hogar no más allá del año 2100.

La situación es realmente apocalíptica, se estima que Bikenibeu, una aldea de 6.500 habitantes, quedaría inhabitable en poco más de 30 años, con muelles arrasados, arrecifes de coral erosionados – principal proveedor de alimentos a la población – y con escasez de agua dulce subterránea, la que sería contaminada con el agua de mar.

Hace algunos años, David escribió una carta donde explica un poco cual es la situación que vive el y sus compatriotas producto del alzamiento de las aguas, y entre sus lineas destaca:

Ruego que los países del mundo miren lo que está pasando en Kiribati. La simple verdad es que nosotros no tenemos los recursos para salvarnos. Seremos los primeros en irnos. Será la extinción de la raza. Abran los ojos y miren las otras islas de bajo nivel en el Pacífico, pronto caerán junto con nosotros.

El baile de David tenía un objetivo y no el de hacer el loco o parecer gracioso. Quería llamar la atención para que la comunidad internacional volteara la vista y viera la compleja situación de todo un país.

La necesidad de devorarlo todo

Practicamente todos los meses vemos empresas como Google, Facebook, Amazon y todas estas grandes de la tecnología hacen crecer su negocio comprando a competidores para ampliar su capacidad productiva y ganar base de clientes, comprando pequeñas startups para absorver sus innovaciones y adquirir capital intelectual de alto valor, y finalmente predandose – porque hace rato dejamos atras lo de la competencia – unos a otros creciendo verticalmente en vez de facilitar y potenciar la integración.

Me parece curioso que tipos de poco mas 50 años los mayores (Bezos, de Amazon, nació el 64, los fundadores de Google, Serguéi Brim y Larry Page son del 73, Zuckerberg el 84, de Yahoo, Jerry Yang y David Filo, el 68 y el 66 respectivamente) son reconocidos como hombres de negocios tremendamente exitosos, pero no conformes con esto aprovechan las enormes espaldas financieras que sus empresas han alcanzado para sacar la chequera y darse a las compras para crecer, convirtiendose y consolidando monstruos gigantes, dejando muy en el olvido aquel garage junto a la casa de los padres para pasar a un campus de 260.000m2 para 12.000 colaboradores. Pareciera que el éxito de tu empresa se obtiene a punta de fuerza bruta y a costa del resto, ya sea por omisión como por acción.

Le sigo dando vueltas a esa necesidad imperiosa de devorarlo todo: competidores, startups, proveedores, clientes, empleados, competidores indirectos, entidades gubernamentales, pueblos y ciudades, lagos, mar y cordillera, desierto y el ártico, en fin, ecosistemas completos.

Un apetito que parece cimentar un sistema saturado: las empresas dében crecer infinitamente sin encontrar nunca limites, y muchas veces sin siquiera reconocer ética que plantee reparos suficientes a lo que un Retorno atractivo pueda decirnos. Claro, podrán ser los menos (mas bien parece que no nos enteramos de todos los casos), pero el punto es que pareciera ser que las distintas tendencias en management solo se hacen cargo de abrirte el apetito y orientarte en como ser más rentable, y hasta ahí llegamos. Y en este tema hay mucho paño que cortar, basta con recordar la polémica que rodeó a los Ingenieros Comerciales de la UC hace solo unos pocos meses.

¿Acaso no hay alguien que planetée algo distinto? ¿Acaso no hay alguna tendencia en el management que pregonga un crecimiento a escala humana, en armonía con las necesidades de tus colaboradores (porque no todo es la remuneración, también importan los horarios, la confianza, el espacio y la gentileza), tus proveedores (paga lo que corresponde y cuando corresponda), tus partners (potenciando y no predando) y tu competencia (éticamente!).

Afortunadamente, lo hay.

Viendo algunos TED me topé con uno de Ricardo Semler, titulado “How to run a company with (almost) no rules”, algo así como “Cómo dirigir una empresa (casi) sin reglas”, donde se atreve a decir algo tan cierto que resulta inspirador:

¿Cuál es la decisión más inteligente? Decíamos cosas como venderás 57 dispositivos por semana. Si los vendes para el miércoles, por favor, vete a la playa. No nos crees un problema de fabricación, de aplicación, si no tendremos que comprar nuevas empresas, comprar a los competidores, tendremos que hacer todo tipo de cosas porque vendes demasiados dispositivos. Así que ve a la playa y empezamos el lunes de nuevo.

Ricardo Semler

Y ese parece ser el quid de la cuestión. ¿Hasta donde necesitamos crecer? ¿Hasta donde llegue nuestra codicia? Lo que plantea Semler en la charla es bastante mas amplio de lo que intento abarcar con este post, pero me da luces de como dar respuesta a esta pregunta. Habla del como fomentamos la sabiduría no solo en la empresa, también en la escuela y por supuesto, en la vida. Y lo hace amparado en su propia experiencia estampada en sus libros, la que se basa en 4 pilares:

  1. Cualquier colaborador puede participar del proceso de toma de desiciones.
  2. Todos los miembros de la organización son responsables de los resultados.
  3. Los beneficios se reparten entre todos los miembros, independiente de su posición.
  4. Para que estos 3 principios funcionen, se necesitan: muy pocas limitaciones, mucha flexibilidad y, sobretodo, integridad.

De aquí se desprenden todo un estilo de management que expica y desarrolla en sus libros (a los que les sigo la huella, no logro dar aún con ellos) Radical, The Seven-day weekend y Maverick!.

Pero volviendo al tema, ¿hasta donde necesitamos crecer? ¿Debemos devorarlo todo? ¿Es tanta nuestra necesidad que no basta con comernos casi toda la torta, debemos comernos las otras tortas?

Este apetito desmedido me recuerda una escena de “El Viaje de Shihiro”, donde Kaonashi (Sin Rostro), furioso porque Shihiro no acepta sus regalos, comienza a comer y a devorar todo lo que los seres de los baños le presentan como ofrenda y de la que esperan como pago aquél oro falso. Kaonashi devora no solo las comidas, luego de un nuevo rechazo de Shihiro, devora también a estos seres convirtiendose en un monstruo enorme y pesado, pues nada, absolutamente nada lo satisface y sin embargo, nunca deja de comer.

Entonces, ¿hasta donde necesitamos crecer?

Me quedo con la recomendación de Semler en la charla, pues éso solo lo podemos responder haciendo acopio de una profunda sabiduría. Entonces, a fomentarla!

Esclavo de tus palabras, esclavo de tus acciones

Firefox

La vieja máxima de Shakespeare “Es mejor ser rey de tu silencio, que esclavo de tus palabras” la vemos viva y muy significativa diariamente en el mundo político, pero también se ve latente en el mundo de los negocios tecnológicos.

Hace unas semanas Mozilla, fundación tras el popular navegador Firefox, eligió a uno de los creadores de Javascript, Brandan Eich como el nuevo CEO de la compañía (lo que en Chile vendría a ser algo así­ como el Gerente General, pero con esteroides y a los gringo). Sin embargo, su nombramiento tuvo fuertes e inmediatas repercusiones al interior de la fundación, con la rápida dimisión de 3 de sus 6 miembros del concejo.

La fuerte oposición que encontró se debe a que en California el año 2008, Eich donó USD 1.000 a una propuesta en contra del matrimonio homosexual.

Hoy grandes corporaciones como Google y Apple manifiestan una postura sobre temas valóricos como este. Estas empresas (casos de estudio habitual en los MBA impartidos en todo el globo) participan activamente de la vida social del medio con que convive, y omitirlo hoy no solo está mal visto, si no que trae repercusiones como la que vimos en Mozilla, y también la presión de los grupos de interés y organizaciones civiles.

Mozilla ha estado siempre profundamente comprometida con honrar la diversidad de orientaciones sexuales y creencias dentro de nuestro equipo y comunidad, a través de todas las actividades del proyecto. Un ejemplo concreto de esto son nuestras polí­ticas de beneficios de salud. Mozilla provee el mismo nivel de beneficios y ventajas a parejas en unión libre como a parejas casadas en todo Estados Unidos, aún si no es obligatorio.

Hace unas pocas horas Eich dimite a su cargo, sin duda ante toda la presión recibida.

Muchas empresas están aprendiendo que no basta con tener como objetivo rentabilizar la inversión de sus accionistas (que no es el caso de la Fundación Mozilla, pero si aplica a empresas como Apple, Google, Facebook y seguramente en la que trabajas). Hoy las grandes corporaciones tienen opinión, y deben actuar en conformidad a ella. Hoy éstas organizaciones tienen no solo un deber con sus accionistas, tienen un deber social y sus altos dirigentes, sin lugar a duda, comulgar con tanto en el verbo como en la acción.

A propósito del día de la Mujer, al estilo Google Glass

Campaña con Google Glass

El día de la mujer existe por razones muy distintas a las que las casas comerciales y la televisión nos suelen recordar, eso deberíamos tenerlo mas que claro.

Quizás por eso, para recordarnos la razón por la cual hoy seguimos conmemorando lo ocurrido en la fábrica de Triangle Shirtwaist, cuando un grupo de 123 mujeres trabajadoras mueren calcinadas en un incendio, que unos realizadores británicos subieron esta campaña basadas en el famoso Google Glass.

Quizás por eso verlo resulta tan impactante. Porque luego de mas de 100 años, nuestras mujeres siguen expuestas a la violencia de género.

Lo vi en Wayerless.