Archivos de etiquetas: familia

Educadora Social

Los Gestores en Educación Social están orientados a

promover procesos de desarrollo personales y comunitarios, que desde la perspectiva del desarrollo humano, contribuyan a la transformación social y mejoramiento de la calidad de vida.

A mi me suena complejo. Y si que lo es.

Mi madre estudio Gestión en Educación Social he hizo su defensa de tesis la semana pasada junto a 4 mujeres, con quienes conforman un equipo de trabajo súper afiatado.

Y así lo vieron los profesores que las evaluaron. Un siete les pusieron. Y las llenaron de elogios. Creo que el mas potente fue “Esto que ustedes acaban de hacer, refleja completamente lo que pretendíamos quienes formulamos esta carrera.” (o algo así).

Que orgullo vieja… te debía este post.

Felicitaciones.

Devs In Vtervs

Mi hermano escribe… entre otras cosas, poemas. Soy un fan de el. Esto se lo leí hace algún tiempo, y se los dejo a ver que les parece.

Miseriae…

(El bardo se levanta de las arenas solo para caer, el bardo grime)

Oh, Miseria, benévola Miseria,
¿Cómo no he de amaros mi hermosa niña?
Si cada día y cada noche estáis a mi lado?
Oh, vida mía, Selene a vos me trajo
Luego del ocaso estival,
Y ni el fiero Apolo ha intentado rasgar
Nuestro secreto amor…

Tiernamente yacería,
Entre los jirones
De vuestro harapiento vestido,
Tiernamente… en somnolencia
Entre vuestras roñosas manos…

Por vos he oído las liras tañer
El lamento de la aurora…
Por vos, he oído los susurros
De los árboles y las flores
En el bosque del fauno…
Y la suave canción de una Banshee…

En la felicidad, mis ojos,
Lacerados estaban,
Consumidos, insolentes por la gracia…
Decidme nika mía, ¿Quién es capaz de ver
A las larvas llorar, y gatear por nuestros restos,
Cual infantes, rosados y rollizos?,
¿Han mirado los hombres,
A los bebes de las moscas, como dichosos niños?
Hambrientos, engullendo nuestros indolentes cuerpos,
Como si fuesen estos… dulces manjares?
…Solo ven putrefacción, y os aclaman a vos…
…Miseria…

Oh, mi amor, me habéis dado la visión tercera,
Y el misterio del mago…
Sois mi celda, y mi aposento,
Sois mi cobijo, mi sábana de espinas…
Sois mi círculo sacro, mi cáliz y mi espada…

Bella, suprahumana,
Solo vos fecundáis nuestros úteros,
Con Decadencia, y Muerte…
Solo vos sois madre de mis hijas…
Que yacen incólumes en el nido de mi vientre…
Oh, ¿cómo he agradeceros esposa mía, marido y amante?,
Por alejarme de la ciega dicha,
Que ya lejos está…

…Vuestros labios besan hoy
Estas húmedas mejillas…
No me odiéis pulcra mía,
Si no os quiero cerca de mí;
Aunque que lejos os marcharais,
Siempre vuestra sombra habitaría a mí lado…
No me odiéis, mi vida,
Por que es tal vuestro amor, que me rebasa…
Y ya no lo puedo resistir…

Bueno, si te gustó o quieres leer algo mas, tiene un blog el hombre… en Devs In Vtervs ha puesto algunos de sus escritos. Denle una mirada, está bueno.

Emilia

Cuando te mira te hace sentir que la reconfortas. Es como un “que rico que me tomaste en brazos papá”. Tiene esa forma de “ver”. No es que transmita pensamientos. Te transmite emociones. Y no las suyas. Si no las que tu necesitas sentir.

Lo he conversado con Pamela y coincidimos en eso. Ella es cálida. Empatica quizás.

Emilia es observadora. Muy atenta a lo que sucede a su alrededor.

Cuando le interesa algo, le fija su mirada. Y se obstina en seguirle casi sin importar a donde valla.

Y todo lo quiere tocar. Estira sus manitos al cielo como si de estrellas se tratase. Solo para acariciar tu cara cuando la miras lo suficientemente cerca.
Cuando despierta, lo primero que hace es sonreírte sin dientes y contarte entre balbuceos y babas sus sueños.
No es llorona, salvo que tenga sueño, pañal sucio o hambre. Ella es pura alegría. Mirar a todos y a todo. Tocar a todos y a todo. Le gusta conversar de cualqueir cosa y sonreírte sin dientes.

Y nos conocimos hace apenas cuatro meses.
Y ella es Emilia.

No hay como trabajar en casa

Aunque estas cabritas chicas andan molestando por acá… igual es genial.

Con las ventanas abiertas, el viento bate las cortinas.

Y estoy a pies descalzos… viendo el jardín de mi casa.

Aún estoy operando en la mesa del comedor. Pronto tendré que resolver el “donde”, pero por ahora está bien. Oír a mis hijas es reconfortante y me recuerda porque hago todo esto.

Dos y sumando

Hace poco mas de dos años pasamos por una de las experiencias mas fuertes de nuestras vidas.

Hace dos años nos enfrentamos a nuestro destino y le vimos a los ojos. Y ella nos sonrió.

Hace dos años, al fin tuvimos certeza de nuestro deber ser. Y el deber fue el querer. Porque ella fue lo que quisimos. Y ella es lo que queremos. Completamente.

Y fue hace dos años…

El viernes Martina estuvo de cumpleaños. Y estuvimos de fiesta. Y la fiesta duró tres días. Termino recién hoy a las nueve de la noche.

Y la celebramos. Y ella sintió el amor de toda su enorme familia.

Abuelos y abuelas. Tíos y tías. Bisabuelas, mas tíos y tías abuelas. Y muchos niños.

Y ella nos regaló todo su amor. Claro, en sus formas. Con sutiles sonrisas. Con pequeñas conversaciones. Con miradas cómplices. Nadie se fue sin recibir al menos un poco de eso que ella entrega.

Y así fueron estos días, llenos de aquella sensación que te llena cuando estas en familia. Como que estaba en el aire. Especialmente entre nosotros. Los cuatro. Y nos hacía falta. Y estuvimos particularmente cariñosos todos. Los cuatro. Para los cuatro.

Te amamos hija. Las amamos tanto.