Archivos de etiquetas: mujer

Rockbitch

Anoche bien tarde, mientras trabajaba intentando recuperar atrasos en el proyecto en que participo, tenía el televisor sintonizando Fox y los Simpson me ayudaban a mantenerme despierto. Es una práctica habitual, a esa hora no puedo trabajar en completo silencio, me duermo. Rockbitch

Durante comerciales suelo hacer zapping, y dí con un documental en I-Sat sobre una banda de rockcomunidad de mujeres bastante singular: Rockbitch.

Wikipedia las define como:

Rockbitch are an expat British all-female Celtic heavy metal band, best known for performing nude and incorporating sexual acts into their performances.

En el reportaje aparecían escenas de sus conciertos… y si que son fuertes. La banda suena bien y el show es bastante… como decirlo… ¿liberal? ¿transgresor?. o derechamente porno. Pero lo cierto es que son mucho mas que eso…

There is a commune in France whose members are multinational and mostly female. It is Matriarchal, “Left hand path”, sex community.
They believe Sex to be the engine that drives the universe.
That life is the ultimate expression of this mechanism.
That, of all species, human beings represent the very flower of sexual diversity and potential.
And that the true role of humans in the bio-system is to evolve as the sexual/spiritual nervous system for life on earth.
A unifying and eternal kiss to the One Who Birthed All.

Estas chicas conforman una comunidad de mujeres, algunas lesbianas y otras bisexuales, que le rinden culto a la sexualidad femenina. Le hacen rituales a la diosa y evidentemente el sexo es parte fundamental de esto, ya que le rinden culto a la Puta:

Las fiestas en honor a esta diosa celebraban la poda de los árboles, durante estos días las sacerdotisas se manifestaban ejerciendo un bacanal sagrado (se prostituían) honrando a la diosa.

RockbitchEs un hecho que la mujer está despertando su sexualidad como nunca antes había ocurrido.

Se esta permitiendo sentir, vivir, experimentar abiertamente, utilizar lo que le rodea, disfrutar su cuerpo y mostrarlo con orgullo.

Se vive el sexo de manera distinta, no solo lo disfruta, lo demuestra, te lo enrostra. Lleva la iniciativa, sabe lo que quiere. Sabe lo que le gusta, y lo exige.

Estas chicas son la representación carnal (tal vez exagerada) de este despertar.

Bien por ellas, y bien por nosotros, que tambien podemos salir favorecidos.

Como anécdota al margen, como les comenté, este grupo de féminas vive en comunidad, son algo de 15. Y hay un rajudo “bendito seas entre todas las mujeres” que comparte esta particular visión de la vida… y también sus camas.

|En el documental tuvo el descaro de decir: “No me siento afortunado”.

Las polleras de Chile

En casa soy el único hombre. Y mis mujeres lo hacen sentir a cada instante.

Somos distintos. Anoche estábamos los 4 “echados” en la cama viendo noticias y regaloneando, poco antes del discurso de Bachelett, cuando tocan el timbre. Era mi madre y mi hermana, mis tías Paty y Vale, y la Isa, prima he hija de la Paty.

Fue una visita corta, venían a saludar amujer mis hijas. Al parecer andaban celebrando.

Las hermanas (mi vieja y mis tías) llevaban una chapita de “Bachelett presidenta” o algo así. Venían felices, casi eufóricas (aunque ellas suelen andar en ese estado cuando van juntas), me abrazaron al saludarme y se les notaba la alegría.

Entraron, saludaron grande y apretadamente a mi mujer y mis hijas.

Y vimos el discurso de la presidenta electa. Se emocionaron, se sonreían y le explicaban a Martina que aquella era la nueva presidenta.

En ese instante me percaté que no había caído en cuenta de cuan importante es para algunas mujeres ver a una congénere envestida con la banda presidencial.

Evidentemente no a todas les interesa, pero si a un buen porcentaje.

Vi a la mujer post 40, aquella que fue criada con una visión distinta a la que fuimos criados nosotros (los treinteañeros), aquella que fue criada bajo un régimen machista autoritario, aquella que ha sufrido toda su vida por no tener pene, aquella que ha sido maltratada, humillada, vejada por su pareja, por sus hermanos varones, por su padre, por sus hijos. Por nosotros, por los hombres.

Ellas tres, o lo han sufrido en carne propia, o lo han visto muy de cerca.

Las tres están relacionadas profesionalmente con temas sociales fundamentalmente de la mujer. No son feministas, pero si trabajan día a día con mujeres a quienes la discriminación por su genero ha mermado sus posibilidades.

Ver a Michelle, una igual, otra mujer, que piensa como mujer, actúa como mujer, tiene vagina, se indispuso en sus años fértiles, tuvo contracciones y parió tres crías.

Que es madre soltera (o separada), que se hace cargo de sus hijos, dueña de casa y trabaja asalariadamente.

Que amó tan intensamente como solo las mujeres saben hacerlo. Sufrió tan intensamente como solo las mujeres saben hacerlo. Es verse a ellas mismas. Es ver a quien es capaz de comprenderlas.

Ahora lo entiendo. O al menos creo entenderlo.

Después de todo, simplemente soy un hombre.

Machismo a la francesa

Sinceramente no me lo esperaba.
Se suponía que de este lado del mundo éramos machistas y retrógrados, primitivos y cosas peores.

La revista Que Pasa del pasado sábado 22 de Octubre publicó un artículo titulado Como enfrentar a las mujeres, el que dan algunas luces de un exagerado nivel de machismo que es simplemente impensable verlo por estos lados del planeta, al menos de manera tan abierta.

Para entrar en contexto, en Francia hay dos precandidatas: Ségolene Royal y Martine Aubry.
Y ahora cito parte del artículo.

no deja de llamar la atención en este tema la escuela francesa, donde los políticos no trepidan en recalcar, con desparpajo, que el poder es “cosa de hombres”. Un periodista galo no tuvo empacho en preguntarle a Ségolene Royal si acaso le había pedido permiso a su marido para ser candidata. El senador socialista Jean Luc Melenchon fue aún más ácido: “¡Esto no es un concurso de belleza!”, declaró, abismado ante la proliferación de postulantes femeninas. Y como corolario – impensable en boca de Piñera, Lavín o Hirsch – el rival de las candidatas francesas, el también socialista Laurent Fabius, se preguntó: “¿Y ahora quién cuidará a los niños?”

Increíble no?