Archivos de etiquetas: Religión

Sobre la fe

Leía en el blog de Galgata un post titulado Dios tenía email, donde relata una vieja practica que tiene. La de escribirle emails a Dios.

Jamás lo he hecho. Y creo jamás lo haría. Me sentiría ridículo revelando mis más profundos secretos a la nada misma en el cyberespacio. Bueno, digo nada desde el punto de vista físico. Considera que esto viene de alguien que no cree mucho que digamos.

Por eso no rezo. Tampoco le hablaría a un cura, no lo veo con autoridad como para aconsejarme (ni menos para juzgar mis actos, si es que lo hacen).

Para eso recurro a un amigo, a mi familia, a mi mujer (que es mi mejor amiga). Ellos cumplen con la función de autoridad cuando necesito ser orientado a punta de charchazos. A ellos les respeto la opinión. Es a ellos a quienes de vez en cuando presto oídos y agacho el moño y admito que me equivoco.

La diferencia es que no estarán -necesariamente- siempre conmigo. Eso es algo que no puedo pedirles.

En cambio, para aquellos que tienen fe el mundo es distinto.

Ellos nunca están solos. Siempre tienen su Dios y su fe. Y siempre tendrán un hombro y un consejo (que en muchísimos aspectos no coincide con el mío… lamentablemente) para aquellos momentos donde se hace más necesario.

Que envidia. Pero de la sana eso sí.
Si señor.
Amén.

Archivos secretos de la iglesia católica

BibliotecaHace algún tiempo leí El Código de Da Vinci. Me gustó el libro, entretenido, ágil. Te mete en la trama y propone abierta y masivamente una teoría que si bien ya tiene sus años, no era conocida por la mayoría.

Bueno… Yo no la conocía. En este libro, y en particular en la primera obra de Dan Brown, Ángeles y Demonios, se habla bastante sobre los secretos del Vaticano y en particular sus archivos secretos. Y si que da curiosidad. Tener acceso a tal información es realmente alucinante. Y bueno, Dios oyó a los infieles, y nos concedió el deseo. El Vaticano desclasificó sus archivos secretos. Es decir, parte de sus archivos secretos fueron publicados (en italiano e ingles) en su sitio web. Son 800 años de historia de la iglesia católica.

Puede verse el pergamino de absolución del Papa Clemente a los superiores de los Templarios de 1308, la carta autógrafa de Miguel Ángel Buonarroti al obispo de Cesena de enero de 1550, o las actas del proceso contra Galileo Galilei desde 1616 a 1633.

Y bueno… a investigar!

Yo esperaré a que alguien haga un buen resumen.

Vía TecnoChica

Satánico por votación popular

Anoche vi un capitulo de Informe Especial que trató el crimen Rodrigo Oriascometido por Rodrigo Orias, el muchacho que padeciendo esquizofrenia paranoide mató al sacerdote Faustino Gazziero en la catedral de Santiago.

Durante el reportaje mostraron varias fotografías de titulares que aparecieron en aquel entonces, lo que me recordó la cantidad de brutalidades con las que fuimos bombardeados.

Se hablo de su aspecto, en particular su pelo largo, sus ropas negras con imágenes alusivas a bandas que solía escuchar (metal y del duro, incluso con letras que la prensa denominó “satanicas”), los tatuajes (que confirmaban su satanismo), etc, etc, etc. Incluso hablaron de su apellido, Orias tiene no se que relación con el satanismo.

Fue tanta la paranoia que se creó en torno a esos aspectos, que la prensa se inundó de reportajes alusivos a los distintos movimientos/tendencias/y-ahora-muy-populares-tribus juveniles, que ante las mentes adultas (muchas de ellas atrofiadas) son vistas con suma desconfianza.

Recuerdo muy bien un reportaje que apareció en Emol (el link es referencial, porque al mes bajaron el artículo) que hablaba sobre los sitios web chilenos alusivos al satanismo y cosas “oscuras”, en el que se citaba a mascarada.cl, sitio de juegos de Rol (seamos sinceros, los roleros seremos ñoños, pero de satánicos muy poco) el cual en aquella época tenía un look mas bien gótico.

Era apuntar y disparar, se habló de los Punks, Góticos, Dark, Trashers, Hip-Hoperos, Pungas, Flaites, Cuicos y cuanta tontera mas existe. Todos posibles satánicos, todos, de alguna u otra manera, potenciales peligros para nuestra sociedad.

Continuar leyendo