Archivos de etiquetas: salud

Mi relación con la soledad

Koyo: Se fue lejos, muy lejos. Cuando conversamos, lo hacemos más que nada de sus situaciones diarias. Por teléfono, y eso no es algo muy personal, no hay un abrazo ni una mirada de comprensión. La verdad es que lo extraño mucho, ojalá estuviera acá.

Vimpi: se fue del país hace como 30 años y el tiempo y la distancia nos alejaron. La última vez que nos vimos (hace ya varios años), ya no teníamos nada de que hablar. Nuestras vidas, experiencias, familias, flanquearon una distancia que ya no podemos salvar.

Chili: se fue a otra ciudad y mantuvo una vida adulta muy parecida a la que teníamos cuando fuimos amigos, cuando solo éramos unos chiquillos. Yo cambié, crecí y maduré de otra forma. También terminamos por alejarnos.

Andrés: tuvimos diferencias por un negocio y cortamos la relación. No me dolió tanto, pero los años y la soledad me han hecho extrañar el tiempo en que fuimos amigos y de todo lo que nos quisimos.

Pato: me traicionó por una pega y corté relación con él. Me dolió la traición, pero más me dolió perderlo.

No tengo claro si soy o no un buen amigo. A los 5 anteriores, les hice bulling, pero no creo que los haya maltratado, pero si de alguna u otra forma y en más de una ocasión, no fui empático con sus sentimientos. Eso siempre lo entendí como propio de las relaciones de amistad entre hombres, seguramente es un camino de deconstrucción que aún tengo pendiente.

Lo que si tengo claro es que no cultivo las amistades. Más bien no cultivo las relaciones. Me cuesta mucho hacerlo, no es algo que me nazca fácilmente, y debo intensionarlo cuando me hago consciente del error que estoy cometiendo. Mi madre me ha dicho infinitas veces que soy un hijo ingrato. No cultivé ni cuidé lo suficiente mi matrimonio ni tampoco cultivé otras relaciones de pareja importantes o no importantes que tuve. Todo termina muriendo. Todas estas relaciones terminan extinguiéndose y al final, mucho después, termino sintiéndome solo. Muy solo.

¿Pero no es que me gusta tanto la soledad?

Si, me gusta. Me gusta estar conmigo mismo. Me gusta hacer planes y no tener que transar con nadie. Me gusta llegar a mi casa y no encontrarme quién interrumpa y me saque de mis cavilaciones. Me gusta no necesitar a nadie. Pero, ¿realmente no necesito a nadie?

La soledad es mi droga. Si no la tengo por mucho tiempo, la anhelo, me da angustia – esa emoción que hoy está tan de moda – e incluso sufro de abstinencia. No tolero mucho tiempo las reuniones sociales, me incomodan he incluso me pongo mal genio. Eso no es algo que el común de la gente comprenda, de hecho, personas con las que he salido no lo han logrado comprender jamás.

Pero por la otra parte, cuando la soledad me encuentra, me aíslo tanto tanto, que la soledad pasa a ser parte de mi y convivo con esta sobredosis de aislamiento, me empapo de ella y no soy consciente de ello hasta que, ya sea porque alguien me lo reclama, o más bien, me lo grita en la cara, o porque no soy capaz de dar con la solución a mis eternas reflexiones, por mucho que esté ahí frente a mi y necesito que alguien me lo escupa en la cara, que me doy cuenta que me he quedado solo. Muy solo.

Tan solo, que necesito escribir esto acá, porque no tengo con quién conversarlo.

La soledad es mi droga. Me llena de éxtasis y felicidad, pero siempre termina pasándome una cuenta que no solo me afecta a mí, también a quienes he abandonado en el camino.

Pandemia del tabaco

cigarrillo

Desde Microsiervos me entero de un estudio realizado por la universidad de Hardvard, que delata las estrategias de las grandes tabacaleras estadounidenses para mantener a sus consumidores adictos.

Las tabaqueras de EE UU aumentaron un 11% en ocho años el nivel de nicotina en los cigarrillos [El País] – Un estudio de la Universidad de Harvard realizado con las principales marcas de cigarrillos que se venden en EE UU ha revelado que los fabricantes aumentaron los niveles de nicotina del tabaco entre 1997 y 2005, lo que aumenta su capacidad adictiva y dificulta la posibilidad de abandonar el hábito (…) los cigarrillos que se fuman hoy tienen un 11% más de nicotina que hace ocho años (…) Además de aumentar los niveles del ingrediente más adictivo del tabaco, los fabricantes también alteraron el diseño de los cigarrillos. Mediante esa modificación, se aumentó el número de caladas por cada cigarrillo con el objeto de aumentar la característica aditiva del producto, según apunta el estudio. «Los cigarrillos son dispositivos de droga finamente ajustados y diseñados para perpetuar la pandemia del tabaco», explica Howard Koh, profesor de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard y ex comisario de Salud Pública de Massachusetts.

El estudio lo puedes descargar desde aquí.

Como ex fumador se que dejar el tabaco se puede… recetas no hay… pero de que se puede, se puede.

Secreto para dejar el cigarrillo

Un paseo tras el desayuno, una sesión de música tras el almuerzo y gimnasia después la cena. La dieta debe consistir en comidas fritas y budín de carne, al igual que leche, bananas y arroz.

Ese es el secreto que permitió a los cuidadores de un zoológico Chino rehabilitar a una chimpancé del mal habito del tabaco.

Llevaba 16 años fumando, al parecer por la soledad y la pena, quien tras el fallecimiento de su segunda pareja y el traslado de su hija a otro zoológico se convirtió en una fumadora compulsiva.

Durante los primemos días, pedía cigarrillos cada cierto tiempo, pero mientras su vida se convertía en más colorida la chimpancé se olvidó de ellos gradualmente.

Habrá que darle color a la vida no? Si, definitivamente, ese es el secreto.

Fuente: La Tercera

Continuar leyendo

La terrible espera

-Mira, según tu FUR operacional ya debieras tener unas 8 semanas de embarazo. Si bien el entorno para tu bebe ha evolucionado bien, el embrión presenta problemas, sus pulsaciones son del todo irregulares y no ha crecido nada desde la última eco.

– ¿Que significa eso?

– Que el embrión no tiene posibilidades de existir.

– ¿Es decir que esta muerto?

– Se podría decir que si.

– ¿Y me puede causar algún daño? Tengo algún riesgo?

– Eso es difícil de contestar, todo depende de tu organismo.

– Y que hay que hacer en estos casos?

– Lo ideal sería sacarlo.

– Entonces hagamoslo.

– No podemos. Si bien el embrión no tiene ninguna posibilidad de vivir, sacarlo es ilegal. Tendremos que esperar a que tu cuerpo se manifieste.

Tuvieron que esperar hasta los 3 meses y medio, cuando la mamá comenzó con el sangramiento.

No soy un hombre que apoye el aborto. Jamás lo he sido. Pero diálogos como esté me hacen pensar en flexibilizarme un poco. Que terrible esperar, que terrible es vivir un luto antes de la muerte, durante mas de un mes, sin saber que pueda pasar con la madre, y donde lo menos terrible es un aborto espontáneo. Y que este aborto se transforma en liberación y desencadenamiento. Donde las esperanzas se derrumban. Donde las ilusiones terminan desgarrándote.